Definición: Es un trastorno del oído interno que afecta el equilibrio y la audición, caracterizado por una sensación anormal de movimiento  vértigo, mareo, pérdida de audición en uno o ambos oídos, y ruidos o repiqueteo en el oído (tinnitus).

Causas, incidencia y factores de riesgo

Los canales semicirculares (laberinto) llenos de líquido del oído interno, junto con el octavo nervio craneal, controlan el equilibrio y el sentido de orientación. La enfermedad de Ménière implica una inflamación de la parte del canal (saco endolinfático) que controla la filtración y excreción del líquido del canal semicircular.

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Ménière, aunque en algunos casos, puede estar relacionada con infección del oído medio (ottis media), sífilis o lesión de la cabeza. Otros factores de riesgo son: enfermedad viral reciente, infección respiratoria, estrés, fatiga, uso de drogas con o sin receta médica, incluyendo aspirina, y antecedentes de alegias, tabaco y alcohol. Igualmente puede haber implicación de factores genéticos.

Alrededor de 100.000 personas desarrollan la enfermedad de Ménière cada año.

 
 
 
 

Síntomas

  • Sensación anormal de movimiento de la persona o del ambiente (vértigo)
    • puede ser episódica
    • durar desde minutos hasta más de 8 horas
    • empeorar con el movimiento brusco
  • Mareo
  • Pérdida de audición en un oído
    • primero los sonidos de baja frecuencia
    • cambios en el alcance de pérdida de la audición
  • Ruidos o repiqueteo en los oídos (tinnitus)
  • Náuseas, vómitos
  • Sudoración, puede ser excesiva
  • Movimientos incontrolables del ojo

Signos y exámenes

El examen neurológico puede indicar alteración del octavo nervio craneal que puede incluir anomalías en la audición, equilibrio o movimiento de los ojos.

Los exámenes para diferenciar la enfermedad de Ménière de otras causas de vértigo son:

  • TC de la cabeza o IRM de la cabeza
  • Estimulación calórica (exámenes de reflejos de los ojos). Los resultados anormales indican la enfermedad de Ménière
  • Estudios de potenciales evocados
  • Electronistagmografia
  • Audiología / audiometría

Tratamiento

No se conoce cura para la enfermedad de Ménière y el tratamiento se orienta hacia el alivio de los síntomas (que tienden a ocurrir en “ataques discretos”) y la disminución de la presión dentro del saco endolinfático.

Los antihistamínicos, anticolinérgicos y diuréticos pueden disminuir la presión endolinfática, ya que reducen la cantidad de líquido endolinfático. Las recomendaciones incluyen una dieta baja en sal para reducir la retención de líquido.

Los síntomas como mareo, vértigo, náuseas y vómitos relacionados pueden responder al uso de sedantes/hipnóticos, benzodiazepinas como el diazepam y anti-eméticos. Los diuréticos pueden reducir la presión endolinfática.

Si los síntomas son severos y no responden a otro tratamiento, puede requerirse de tratamiento quirúrgico en el laberinto, saco endolinfático o nervio vestibular.

Se deben evitar movimientos bruscos que puedan agravar los síntomas y puede ser necesaria la ayuda para caminar debido a la pérdida del equilibrio durante los ataques. Se debe reposar durante los episodios severos y aumentar gradualmente la actividad. Durante los episodios, se deben evitar las luces brillantes, la televisión y la lectura que pueden empeorar los síntomas.

Es necesario evitar actividades riesgosas tales como manejar, operar maquinaria pesada, escalar y actividades similares, hasta una semana después de la desaparición de los síntomas.

La fisioterapia orientada hacia la aclimatación a varias posiciones puede ayudar en la recuperación.

Expectativas (pronóstico)

El resultado varía. Por lo general, la enfermedad de Ménière se puede controlar con tratamiento y la recuperación puede ocurrir espontáneamente; sin embargo, el trastorno también puede ser crónico o discapacitante.

Complicaciones

Imposibilidad de caminar o desempeñarse debido al vértigo incontrolable.

  • Pérdida de audición en el lado afectado.

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se presentan síntomas de la enfermedad de Ménière, como pérdida de audición, ruidos en los oídos o vértigo o si éstos empeoran.

Prevención

No se conoce una forma de prevención, pero el tratamiento oportuno de la infección de oído y otros trastornos relacionados puede servir.

Más información AQUÍ